ESENDOM

Cultura y conciencia

Desaparece el MIUCA

ESENDOM

Por Peralta Mejía

11 de mayo del 2011

Atrás quedaron las posturas radicales de un conglomerado en declive

El Movimiento Independiente Unidad y Cambio (MIUCA) dejó de existir el pasado domingo 8 de mayo al traspasar su muy codiciada franquicia electoral al recién formado Frente Amplio de Dignidad Nacional. Así lo informó Virtudez Álvarez quien hasta poco se desempeñaba como presidenta de la organización de acuerdo a una crónica del LISTÍN DIARIO. La agrupación fue el ala electoral del Partido Comunista del Trabajo (PCT) desde principios de los años 90.

En el 1994 llevó al Padre Toño, un ex cura Católico, como candidato presidencial obteniendo el 0.71 %. El hecho resulto toda una hazaña para la izquierda la cual estaba en medio de un proceso de atomización. Año tras año, el MIUCA se transformaba en una alternativa progresista que recibía el apoyo de amplios sectores de la población.

Politiqueros

Luego obtuvieron varios regidores en algunas provincias de país lo que hizo que sus dirigentes pronto sebeneficiaran de su acercamiento con el poder. Y por esa vía, vinieron los viáticos y las exoneraciones que facilitaban las compras de autos en los Estados Unidos. Los que una vez se posicionaron al lado de las protestas anti-gubernamentales pasaron a ser “izquierdistas con yipetas”. Simultáneamente, mantuvieron al día la franquicia electoral lo que los convertía en receptores de grandes fondos públicos que le corresponden a cada partido. (En la República Dominicana el gobierno financia parte de la campaña electoral).

Esto dio como resultado que el MIUCA se convirtiera en una suerte de Organización No-Gubernamental (ONG) alejando la agrupación de las luchas contestatarias y reivindicativas de los sectores más pobres en la capital y en el interior del país. Es así como el MIUCA perdía votos y membresía y nunca más pudo replicar la exitosa campaña del ’94.

Esta vez, los dirigentes del antiguo MIUCA apuestan a la conformación de una “alternativa progresista y patriótica” que enfrente a los tres partidos tradicionales en alianza con figurines de la vieja clase política a la que ellos se oponían una vez. El Frente Amplio lo encabeza Julián Serulle, ex militante del oficialista Partido de la Liberación Dominicana.

En las pasadas elecciones el MIUCA conformó  una alianza con el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) detrás de la candidatura de Gilberto Serulle, hermano de Julián,  quien renunció del PLD a causa de una oposición interna a su proyecto político que terminó llevándolo a la alcaldía de la ciudad de Santiago en la boleta del PRD.

Se repite la historia

Las ansias de aceptación de los dirigentes del MIUCA-PCT hicieron que abandonaran posturas radicales como la lucha por el socialismoy la construcción de partidos comunistas.

Para los dirigentes detrás del MIUCA y otras organizaciones surgidas desde la generación de la post-guerra (periodo posterior a la revolución del 1965 y la intervención norteamericana) la nueva lucha por el socialismo es la vía electoral.

El argumento se basa en la idea de que se puede repetir en República Dominicana lo que pasó hace una década en Suramérica con la llegada al poder del ex presidente Lula da Silvay otros regímenes de centroizquierda.

Durante las pasadas elecciones, el MIUCA-PCT y otras agrupaciones como Fuerza de la Revoluciónjustificaron la alianza con el PRD bajo este argumento. Pero muy poca gente se creyó el cuento de que apoyando al PRD, un partido que gira a posiciones más conservadoras mientras pasa el tiempo y que dejó el país en bancarrota durante el gobierno de Hipólito Mejía, se votaba por una opción progresista.

Otro sector de la izquierda no apoyó la alianza con el PRD. Dentro de la Fuerza de la Revolución, grandes sectores, particularmente juveniles, se negaron a seguir los pasos de la dirigencia y optaron por renunciar.

Parece que la historia se repite de nuevo como en la década de los años 90 cuando la izquierda afrontaba una crisis que la dividía y la repartía por diferentes rumbos. En ese entonces, muchos con años de militancia se pasaron al PRD y al PLD. Buscaban puestos y prebendas.

Son muchos los ex izquierdistas que han pasado por los gobiernos de los dos grandes partidos y que de una forma u otra, han colaborado en campañas políticas. La lista es larga. Entre los más prominentes se encuentran Miguel Mejía, José González Espinosa, Fafa Taveras, José Israel Cuello y Carlos Dore Cabral. Hoy día, muchos giran al electoralismo en alianza con políticos tradicionales y otros tratan de preservar posiciones progresistas y radicales con el objetivo de no manchar sus bien ganadas reputaciones y apoyar los nuevos movimientos sociales contestatarios que están en contra de los partidos tradicionales.